Discurso de llegada - En cuanto recibimos prasāda debemos comerlo de inmediato

Discurso de llegada - Su Divina Gracia
A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda
En cuanto recibimos prasāda debemos comerlo de inmediato
Tokyo, 20 abril 1972

Prabhupāda: ¿Qué prasāda prepararon? ¿Eh?

Cintāmaṇi: Um, ¿Kārttikeya Prabhu?

Prabhupāda: Kārttikeya Prabhu... ¿Dónde está Kārttikeya? (Risas) Está bien. Luego...

Devoto (1): Śrīla Prabhupāda, hay un poco de arroz, algunas rasagullās y un poco de frutas. Tenemos un poco de frutas y algunas verduras.

Prabhupāda: Quería alguna saṅgosā.

Śyāmasundara: Ahhh.

Prabhupāda: Sudāmā Prabhu, ¿puedes prepararla?

Sudāmā: Sí, Śrīla Prabhupāda.

Prabhupāda: Hazlo.

Śyāmasundara: Usted tiene una linda casita acá abajo. Es perfecta. Su propia casa. También tiene una pequeña cocina.

Prabhupāda: ¡Oh!

Śyāmasundara: ¿No hay una cocina acá abajo?

Prabhupāda: ¿No hay cocina?

Śyāmasundara: Una pequeña.

Prabhupāda: Está bien. Podemos preparar kicharī. Karandhara Prabhu, ¿cómo te gusta este lugar?

Karandhara Es lindo, Prabhupāda.

Prabhupāda: Sí. Es para, quiero decir, un buen lugar para hacer avance espiritual.

Devoto (1): Hoy por primera vez en muchos años es la más linda.

Prabhupāda: Sí. ¿Qué dijo?

Trivikrama: Él dijo que porque usted está aquí, Prabhupāda, es muy linda.

Prabhupāda: (Risitas) No. ¿Así que llegaron aquí anoche?

Karandhara Sí.

Prabhupāda: Es como nuestra Nueva Vrindavan. ¿Eh?

Devoto (1): Es mejor.

Prabhupāda: (Risas) Estuviste en Nueva Vrindavan. Pero hay además otras casas. ¿Hmm?

Trivikrama: Hay un motel alquilado para usted, Prabhupāda. Una parte de un pequeño motel. Él la alquiló.

Prabhupāda: ¡Oh! ¿Quién la alquiló?

Trivikrama: Muy cerca.

Śyāmasundara: Sudāmā.

Prabhupāda: Sudāmā.

Śyāmasundara: Alquiló una pequeña cabaña para Su Divina Gracia y otra pequeña cabaña en la puerta siguiente para sus sirvientes.

Karandhara Acá tiene algunos regalos de los devotos de Los Ángeles

Prabhupāda: ¡Oh! ¿Qué es esto? ¿Algo dulce?

Karandhara Sí, Prabhupāda. (Risas)

Prabhupāda: Tú, ábrelo. Ábrelo.

Śyāmasundara: ¿Quieres un cuchillo?

Prabhupāda: ¿Qué es esto?

Karandhara Es pasta de sándalo.

Prabhupāda: ¡Oh! ¿Qué es eso?

Devoto (1): ¿Tiene sed, Prabhupāda? Es agua.

Prabhupāda: Guárdalo (No se entiende) ¡Oh!, cuántas cartas.

Śyāmasundara: Cheques. Son cheques, Śrīla Prabhupāda.

Prabhupāda: Es bueno. Cuando me traen cheques estoy muy complacido. (Risitas) ¿Cuánto han depositado?

Karandhara ¿En cuál cuenta?

Prabhupāda: Mi cuenta.

Karandhara Bien, Tamāla Kṛṣṇa estaba escribiendo que quería... Ahorré para Māyāpur treinta mil. Pero él dijo que lo enviáramos allí. Así que estuve esperando. Escribió una carta y dijo que enviáramos el dinero allí. Entonces yo le escribí y le dije que él y Jayapatākā tenían que firman una solicitud, creo. Le di instrucciones...

Prabhupāda: No... ¿Qué es eso?

Devoto (1): Lugdu.

Prabhupāda: ¡Oh! ¿Qué es esto? ¿Un cuadro?

Trivikrama: Sí, Śrīla Prabhupāda.

Prabhupāda: Diez mil fueron transferidos desde mi cuenta.

Karandhara Sí, Prabhupāda.

Prabhupāda: ¿Y eso, lo reemplazaron, o no?

Karandhara Lo hice. No lo puse en la cuenta porque pensé que usted quería que yo lo enviara a Māyāpur. Pero todavía no lo envié. Aún lo tengo en otra cuenta.

Śyāmasundara: Usted le informó a Tamāla que de ahora en adelante debíamos enviar solamente libros, que debíamos preferir enviar libros desde acá y que ellos los vendan.

Prabhupāda: No. ¿La cuestión es que ustedes estaban colectando algo para la cuenta de Māyāpur?

Karandhara Sí.

Prabhupāda: ¿Entonces cuánto hay?

Karandhara Treinta mil.

Prabhupāda: Treinta mil.

Śyāmasundara: ¿Aparte de los libros?

Karandhara Sí.

Śyāmasundara: Eso es aparte de los libros.

Prabhupāda: Esos diez mil salieron de mi cuenta. Eso hay que reponerlo. Y luego, lo que sea que tengan de la cuenta de Māyāpur, eso hay que transferirlo. Eso fue un intento de negocio. Entonces sacamos diez mil de ganancias. Eso se hizo. Ahora transfieran los diez mil a mi cuenta y mantengan el balance listo para transferirlo. Ya les aconsejaré cómo hacerlo. Además de eso, de los 33.000, ¿depositaron dieciocho mil?

Karandhara No. Dieciocho mil seiscientos.

Prabhupāda: Seiscientos.

Karandhara Todavía debo quince mil.

Prabhupāda: Ese dinero todavía no llegó.

Karandhara En junio.

Prabhupāda: ¡Oh!, en junio. Está bien. Hablaremos más tarde. ¿Qué es esto? Los Ángeles está... ¿Está todo bien?

Karandhara Sí, Prabhupāda. Eso es todo... Todas las diferentes envolturas son de diferentes departamentos: Spiritual Sky, Mail Order, ISKCON Media.

Prabhupāda: Déjalo en sus envolturas. Lo veré luego.

Śyāmasundara: Ellos gastaron $8.000 en equipos para grabar su voz.

Prabhupāda: ¡Oh! Eso será muy bueno. ¿Entonces puedo dar clases todos los días? No. ¿Cuál es el arreglo?

Karandhara Sí. En cuanto venga, Śrīla Prabhupāda, lanzaremos el primer show de televisión.

Śyāmasundara: ¿Tienen una filmadora aquí?

Prabhupāda: Ahora, si explico alguno de... Así como explico un verso. Este día, si explico un verso, ¿creen que estará bien? No.

Śyāmasundara: Explicar cada día un verso.

Prabhupāda: Cada día o como prefieran. O, ¿cuál es su programa?

Karandhara Bien, en cuanto a esta grabación tenemos un estudio aquí mismo en el templo. Usted puede grabar...

Prabhupāda: (A un lado:) Tú distribuye ese prasādam, un poco, a todos.

Devoto (1): ¿Este lugdu?

Prabhupāda: Sí. Yo también voy a tomar un poco. Distribúyelo. Mm. ¿Cuál es su programa?

Karandhara Bien, pensamos que podemos hacer ambas, porque tenemos un estudio de grabación para el sonido. Usted puede venir al estudio de grabación y grabar cuanto quiera, todo el día. El lanzamiento del show de televisión... hemos trabajado sobre un programa de lanzamiento que es cuarenta minutos por semana.

Prabhupāda: (Refiriéndose al prasādam) ¡Oh!, toma más. ¿Por qué poquito? Denle más, a mí también un poco más.

Trivikrama: Jaya.

Prabhupāda: Mm. Es muy bueno.

Devoto (1): Prabhupāda distribuye misericordia al mundo.

Prabhupāda: ¿Quién lo hizo?

Karandhara Dhruvānanda.

Prabhupāda: ¡Oh! ¿Es un buen cocinero?

Karandhara Sí.

Prabhupāda: Mm. Lo hizo bien.

Sudāmā: ¿Guardo un poco para más tarde para usted?

Prabhupāda: No. No guarden (Risas) Denme de inmediato. (Risas) Dale a ellos.

Devoto (2): ¿Prabhupāda? ¿Su Divina Gracia? Tengo una pregunta. Siempre tuve la impresión o el entendimiento de sus enseñanzas, que no se debe comer nunca ante las Deidades. Por favor, ¿puede explicar por qué? Porque entiendo que usted es un devoto puro.

Śyāmasundara: Dice que tiene entendido que no se debe comer en frente de la Deidad. ¿Cuál es la diferencia?

Prabhupāda: La diferencia generalmente es que no debemos comer ante la Deidad, pero hay otra instrucción: prasādaḥ prāptir mātreṇa bhoktavyaḥ. En cuanto recibimos prasāda debemos comerlo de inmediato. (Risas)

(Sonido de Prabhupāda comiendo prasāda.)

Toma esto. ¿Entonces tenemos que ir allá?

Śyāmasundara: Sí. Podemos ir ahora. Acá hay un poco de agua. Puede lavarse fuera de la ventana. Está sucio afuera.

Prabhupāda: ¿Todos tienen? ¿Todos? No, iré allá. (Fin)


Traducción: Hamsa Rūpa dāsa – Argentina